El destino de la lectura – Parte I

salida-lectura

No hay tiem­po. Y en la fal­ta de tiem­po, a la velo­ci­dad cre­cien­te a la que tran­si­tan nues­tras obli­ga­cio­nes, cual­quier ofen­sa se des­pa­cha con un dar­do auto­má­ti­co e irre­fle­xi­vo. Pare­ce que no que­re­mos tener tiem­po, que el silen­cio o la cal­ma son sín­to­mas de un has­tío cró­ni­co y pato­ló­gi­co, deli­mi­ta­do­res de una per­so­na­li­dad homeo­tér­mi­ca. Nos gus­ta la comi­da rápi­da, el vídeo bajo deman­da y ser los pri­me­ros en dar cuen­ta de lo bien que lo pasa­mos en el bau­ti­zo de nues­tra pri­ma segun­da. Ins­tan­tá­neo. Aquí. Aho­ra.

      Pero no nos gus­ta que nos digan lo impor­tan­te que es algo que no hace­mos habi­tual­men­te, o que nun­ca hemos hecho. Res­ta­mos impor­tan­cia a las die­tas, al hábi­to fuma­dor y a cual­quier otra cosa que nos seña­le como ges­tio­na­do­res negli­gen­tes de nues­tra pro­pia exis­ten­cia. Por ello, no es extra­ño que las reco­men­da­cio­nes de lec­tu­ra —acto que requie­re tiem­po, cal­ma y pacien­cia— que­den rele­ga­das ad infi­ni­tum, por no dar mil ejem­plos de inten­tos de mini­mi­zar su tras­cen­den­cia:

   «En este “día del libro”, des­pués de ver cómo se ado­ra con arro­ba­mien­to al feti­che, quie­ro recor­dar que “Mein Kampf” es un libro. De nada».

dijo por twit­ter alguien a quien segu­ra­men­te no le gus­ta que le digan que hay que leer.

      Pese a todo ello, sí que exis­ten varias razo­nes por las que debe­ría­mos replan­tear nues­tra posi­ción con res­pec­to al acto de leer; nun­ca de for­ma inqui­si­ti­va y obli­ga­to­ria, pero sí otor­gan­do el peso que con­lle­va el meca­nis­mo que más modi­fi­ca —median­te su omi­sión o su pre­sen­cia— nues­tra for­ma de inter­pre­tar los lími­tes del mun­do.

      Nues­tro cere­bro, por esta­ble­cer un símil, está estruc­tu­ra­do como una arqui­tec­tu­ra abier­ta. Esto vie­ne a sig­ni­fi­car que, a pesar de las fun­cio­nes pre­de­fi­ni­das a apa­re­cer por nues­tro geno­ma —como cual­quie­ra de nues­tros sen­ti­dos—, nues­tra cabe­za alber­ga un poten­cial de cre­ci­mien­to y cam­bio que se verá modi­fi­ca­do en fun­ción de fac­to­res como nues­tro ambien­te edu­ca­ti­vo o nues­tras deci­sio­nes. Esta plas­ti­ci­dad neu­ro­nal nos per­mi­te adqui­rir una elas­ti­ci­dad cog­ni­ti­va mucho más avan­za­da que la impues­ta “de serie” por la natu­ra­le­za. Pues bien, la capa­ci­dad lec­to­ra no per­te­ne­ce al con­jun­to de aque­llas apti­tu­des que apa­re­ce­rán espon­tá­nea­men­te con nues­tro desa­rro­llo. La capa­ci­dad lec­to­ra nece­si­ta ser apren­di­da.

cita-menandro

      Esta capa­ci­dad de apren­di­za­je es deri­va­da de la «aper­tu­ra arqui­tec­tó­ni­ca» antes men­cio­na­da. El pau­la­tino con­tac­to con las pala­bras irá con­fi­gu­ran­do las rela­cio­nes entre diver­sas estruc­tu­ras de nues­tro cere­bro, inter­co­nec­tan­do com­pe­ten­cias y abrien­do puer­tas a múl­ti­ples talen­tos que, como decía, no obten­dre­mos “de serie”.
Esta es la teo­ría, pero ¿qué dife­ren­cia hay entre apren­der a leer y ejer­ci­tar esta capa­ci­dad de for­ma habi­tual? Una abis­mal.

      «Somos lo que lee­mos», tal cual. Si leyen­do cam­bian las cone­xio­nes de nues­tra “sese­ra”, ¿por qué no iba a cam­biar la for­ma de rela­cio­nar­nos con lo que hay fue­ra? Con el ejer­ci­cio con­ti­nua­do, nues­tra habi­li­dad se irá depu­ran­do, aumen­tan­do de for­ma expo­nen­cial la capa­ci­dad de asi­mi­lar nue­vos cono­ci­mien­tos y nue­vas expe­rien­cias. Cada his­to­ria leí­da, cada per­so­na­je com­pren­di­do, cada pers­pec­ti­va absor­bi­da, se une a nues­tro acer­vo per­so­nal y nutre nues­tra ópti­ca de ángu­los que sería­mos inca­pa­ces de apre­ciar si sólo depen­die­ra de nues­tra his­to­ria indi­vi­dual.
      Cada pala­bra des­gra­na­da y sus mati­ces espe­cia­li­za­rán el ansia de apren­der ese “algo” que nos fal­ta. No se tra­ta sólo de un incre­men­to pon­de­ra­ble sobre la efi­cien­cia, efi­ca­cia y velo­ci­dad de nues­tros pro­ce­sos men­ta­les (que tam­bién). El hábi­to de lec­tu­ra con­for­ma­rá un hábi­to de desa­fío a cual­quier lími­te que ven­ga impues­to, que esté esti­pu­la­do por nor­ma. La rique­za de voca­bu­la­rio y la colec­ción con­se­cuen­te de apa­rien­cias nos apor­tan una moti­va­ción enca­de­na­da sobre la nece­si­dad de com­pren­der las viven­cias aje­nas, con todas las emo­cio­nes aser­ti­vas que nos inci­tan a ale­jar­nos de la con­for­mi­dad y nos acer­can a los demás.

      Por supues­to, no vale leer cual­quier cosa. Cuan­do se habla de un hábi­to lec­tor, se pre­su­po­ne cier­ta “cali­dad” en la lite­ra­tu­ra leí­da. El con­tac­to con los libros guia­do, pero no coar­ta­do, en eda­des tem­pra­nas, desa­rro­lla­rá por su pro­pio peso un inte­rés que desem­bo­ca­rá en lec­tu­ras de com­ple­ji­da­des mayo­res. Inhe­ren­te a la rique­za de ese avan­ce y a su expe­rien­cia de sus­trac­ción, la capa­ci­dad de aná­li­sis se espe­cia­li­za­rá como herra­mien­ta que nos ayu­de a dis­tin­guir los tex­tos enri­que­ce­do­res de aque­llos de los que mejor con­vie­ne ale­jar­se. Y esta des­tre­za sólo se obtie­ne con el con­ti­nuo con­tac­to con las pala­bras ade­cua­das, fue­ra de toda impo­si­ción dog­má­ti­ca por par­te de aque­llos que las pro­por­cio­nan.

salida-lectura

      Aquí enca­ja­mos otro pro­ble­ma: el acce­so a los libros. Esa inter­ac­ción bidi­rec­cio­nal entre el tex­to y las expe­rien­cias vita­les se verá cuan­tio­sa­men­te limi­ta­da en fun­ción de las posi­bi­li­da­des y el ambien­te edu­ca­ti­vo del cat­cú­meno. Las res­pon­sa­bi­li­da­des que atri­bui­mos de for­ma asép­ti­ca a las malas deci­sio­nes o acti­tu­des de las per­so­nas aje­nas a noso­tros, pro­ba­ble­men­te estén influen­cia­das por la des­ven­ta­ja edu­ca­ti­va que supo­ne el no haber teni­do con­tac­to con la diver­si­dad que ofre­cen los libros. La des­ven­ta­ja de cla­se que cons­ti­tu­ye la fal­ta de pers­pec­ti­vas afec­ta nota­ble­men­te la capa­ci­dad de dedu­cir y pre­de­cir el entorno, pro­lon­gan­do los obs­tácu­los de aque­llos con menos opor­tu­ni­da­des. Este hán­di­cap supo­ne un cla­ro ejem­plo de la impor­tan­cia de fomen­tar el hábi­to lec­tor, que debe ser fija­do rápi­da­men­te en la edu­ca­ción tem­pra­na.

      Quien con­si­de­ra la apo­lo­gía de la lec­tu­ra como un «mero arro­ba­mien­to al feti­che» es posi­ble que no vea en ese acto más que un inter­cam­bio mer­can­til de con­su­mo de aque­llo en lo que está desean­do reafir­mar­se. Como dijo sir Fran­cis Bacon:

   «La ver­dad que con mayor gus­to escu­cha el hom­bre es aque­lla que está desean­do oír».

      La lec­tu­ra que más nos inco­mo­da es segu­ra­men­te la que más nos ense­ñe.

      Otro día habla­re­mos de la impor­tan­cia, cau­sas y con­se­cuen­cias de según qué medio pro­por­cio­ne la lec­tu­ra.

Com­par­te:

Deja una respuesta

veinte + quince =