El destino de la lectura – Parte II

pantalla-libro

Noti­fi­ca­cio­nes inme­dia­tas, infor­ma­ción al ins­tan­te en prác­ti­ca­men­te cual­quier medio, y con­tac­to inin­te­rrum­pi­do con nues­tros seres que­ri­dos (y con los no tan que­ri­dos). En nues­tro con­tex­to dia­rio reci­bi­mos un cons­tan­te ase­dio de datos deman­da­dos y no bus­ca­dos, y aun­que noso­tros, en esa rapi­dez intrín­se­ca al modo de vida con­tem­po­rá­neo, no nos demos cuen­ta, todo ello afec­ta a nues­tra capa­ci­dad de inter­pre­tar y resol­ver los con­flic­tos que se nos pre­sen­tan. Y nues­tro cere­bro se resien­te con ello.

      En mi rese­ña de Fah­renheit 451, ape­nas abor­da­ba la impli­ca­ción de su mora­le­ja en nues­tra reali­dad actual. Guy Mon­tag, ese cual­quie­ra que se sin­tió incó­mo­do y qui­so saber más, se encon­tró fren­te a un entorno media­ti­za­do y per­pe­tua­men­te conec­ta­do, don­de sus alle­ga­dos sola­men­te se intere­sa­ban por frus­le­rías super­fi­cia­les que les man­te­nían alie­na­dos. Ray Brad­bury, alar­dean­do de orácu­lo, se ade­lan­ta­ba varias dece­nas de años al desa­rro­llo de la tec­no­lo­gía de la infor­ma­ción que hoy es para noso­tros algo nor­mal.
      Pero, ¿son tan nefas­tos estos avan­ces como pare­cen? ¿Se pue­den defen­der sus ven­ta­jas a pesar de sus nota­bles efec­tos nega­ti­vos sobre nues­tra cog­ni­ción?

      No es nada infre­cuen­te encon­trar­se con indi­vi­duos que com­par­ten noti­cias o decla­ra­cio­nes de este medio o aquel que, deján­do­se lle­var por el click­bait, afir­man de for­ma pre­sun­tuo­sa en el titu­lar cual­quier nece­dad, para lue­go decla­rar lo con­tra­rio en el cuer­po de la noti­cia. Este tipo de fake news son cada vez más fre­cuen­tes, y supo­nen una sucu­len­ta fuen­te de bene­fi­cios a cos­ta de todos los necios que pican el anzue­lo (me inclu­yo).
      Hay muchos ejem­plos que con­fir­man la ten­den­cia a cola­bo­rar con la difu­sión de infor­ma­ción que sola­men­te bus­ca reafir­mar­nos en una posi­ción polí­ti­ca o social, sea ver­dad o no. Y no nos impor­ta que se con­tra­di­ga con algo que hemos dicho o res­pal­da­do con ante­rio­ri­dad, mien­tras defien­da nues­tros intere­ses.

      A prio­ri, no se tra­ta de algún tipo de defec­to de fábri­ca en nues­tra capa­ci­dad ana­lí­ti­ca. Se tra­ta de un dete­rio­ro pro­gre­si­vo en el hábi­to de ana­li­zar lo que lee­mos, lo que vemos, o lo que pen­sa­mos.  En el acto de reci­bir y pro­por­cio­nar un sumi­nis­tro per­pe­tuo de infor­ma­ción, dedi­ca­mos una can­ti­dad de tiem­po mucho menor a ana­li­zar y con­tex­tua­li­zar sus impli­ca­cio­nes. En este pro­ce­so de acor­tar el perío­do de trans­mi­sión, el len­gua­je debe sufrir impe­ra­ti­va­men­te una degra­da­ción que nos per­mi­ta difun­dir­lo más rápi­do. Los emo­jis, los lími­tes de pala­bras o los pro­pios esló­ga­nes, ero­sio­nan el len­gua­je y con él, nues­tro pro­pio pen­sa­mien­to com­ple­jo. ¿Para qué vamos a man­te­ner algo que no nece­si­ta­mos?

pantalla-libro

      La uti­li­za­ción del len­gua­je sin inte­li­gen­cia era una de las cues­tio­nes que más preo­cu­pa­ban a Sócra­tes. «Sí, otra vez un vie­jo en bata que lle­va muer­to mucho tiem­po», podría ser per­fec­ta­men­te un tweet de algún sabe­lo­to­do que des­con­tex­tua­li­za cual­quier afir­ma­ción que se opon­ga a su modo de ver la vida.
      Sin asi­mi­lar y aco­mo­dar esa infor­ma­ción, nos redu­ci­mos a meros suje­tos pasi­vos, con­su­mi­do­res inca­pa­ces de mejo­rar. Se podría ale­gar que esto no es así siem­pre, que las redes socia­les nos per­mi­ten poner en con­tac­to con nue­vas for­mas de pen­sa­mien­to, acer­cán­do­nos a un apren­di­za­je que de otra for­ma no hubie­ra sido posi­ble. Pero la reali­dad es bas­tan­te más decep­cio­nan­te. La mayo­ría de la evo­lu­ción social se pro­du­ce en entor­nos cerra­dos, en aque­llos ámbi­tos que nos afec­tan de for­ma par­ti­cu­lar como indi­vi­duos, dife­ren­tes para cada uno. Ya no sólo por el pro­pio fun­cio­na­mien­to de las redes, que nos mues­tran aque­llo que que­re­mos ver, sino por nues­tra volun­tad de reafir­mar el pen­sa­mien­to a expen­sas del con­tra­rio, nos pola­ri­za­mos en sec­to­res cada vez más dis­gre­ga­dos y exal­ta­dos, todos ellos bien ali­men­ta­dos por la maqui­na­ria del mer­ca­do.
      Esas son las “mino­rías” que se men­cio­nan en Fah­renheit 451. Son todos los gru­pos en los que está divi­di­da la socie­dad, par­cial­men­te des­in­for­ma­dos y obce­ca­dos en una infor­ma­ción que rati­fi­ca sus opi­nio­nes, y que no tie­nen tiem­po (o no quie­ren tener­lo) para des­ga­ñi­tar­se en un aná­li­sis mucho más exhaus­ti­vo y embro­lla­do de pro­ble­mas que lo nece­si­tan para su solu­ción.

      La pos­ver­dad es un tér­mino rela­ti­va­men­te nue­vo, pero está pre­sen­te en las rela­cio­nes socia­les y polí­ti­cas des­de que el mun­do es mun­do. No nos intere­sa des­men­tir algo que nos bene­fi­cia indi­rec­ta­men­te, y es un ins­tru­men­to muy jugo­so para lle­var las men­ti­ras a las cabe­zas de la mayo­ría de la pobla­ción. Al fin y al cabo, los tota­li­ta­ris­mos y fas­cis­mos no sur­gen por gene­ra­ción espon­tá­nea. El pen­sa­mien­to faná­ti­co, esa que­ma de libros inter­na e incons­cien­te, es con­se­cuen­cia de la acep­ta­ción par­cial de la reali­dad que nos bene­fi­cia —o cree­mos que nos bene­fi­cia— direc­ta­men­te.

      Las pan­ta­llas, apar­te de ser un medio que afec­ta a nues­tra visión con una expo­si­ción pro­lon­ga­da, no nos pro­por­cio­nan el tiem­po y la moti­va­ción sufi­cien­tes. El exce­so de opcio­nes afec­ta a la pro­fun­di­dad de la con­cen­tra­ción, como se ha demos­tra­do en los estu­dios sobre los per­jui­cios de la mul­ti­ta­rea. Las redes socia­les son una herra­mien­ta pode­ro­sí­si­ma, y que lle­va­das con res­pon­sa­bi­li­dad y cono­ci­mien­to de cau­sa supo­nen un bene­fi­cio incal­cu­la­ble a la difu­sión del cono­ci­mien­to. Lamen­ta­ble­men­te, no se han ins­tau­ra­do en la mejor épo­ca, y a pesar de lo que nos con­ven­ga creer, con­tri­bu­yen de for­ma con­tun­den­te a una alie­na­ción gra­dual.
      Diré que #NotI­nAll­Ca­ses, no vaya a ser que alguien se ofen­da.

      Qui­zás este ale­ga­to esté incom­ple­to, o enfa­ti­ce dema­sia­do la visión pesi­mis­ta de nues­tras cir­cuns­tan­cias. La red de redes ha supues­to un avan­ce con­si­de­ra­ble en el alcan­ce de nues­tra visión glo­bal, nor­ma­li­zan­do pos­tu­ras que antes se con­de­na­ban injus­ta­men­te. Pero no nos pode­mos que­dar en la super­fi­cie. El pro­ce­so de lec­tu­ra (y tam­bién escri­tu­ra) ale­ja­do de ven­ta­nas emer­gen­tes y otras dis­trac­cio­nes, recrea la dia­léc­ti­ca y faci­li­ta el diá­lo­go inte­rior de la refle­xión que de otro modo se obs­ta­cu­li­za. En esa bidi­rec­cio­na­li­dad del pen­sar por noso­tros mis­mos radi­ca el ver­da­de­ro avan­ce.
      Con­tra­ria­men­te a lo que se pro­mul­ga en el mun­do de Fah­renheit, use­mos más boto­nes y menos cre­ma­lle­ras para dis­po­ner de más tiem­po para filo­so­far.

Com­par­te:

Deja una respuesta

17 − 14 =