La intención del autor – Parte I

maquina-de-escribir

Mos­trar dis­tin­tas visio­nes de diver­sos mun­dos pue­de pare­cer, a prio­ri, un asun­to tri­vial. Inclu­so vién­do­lo de for­ma ana­lí­ti­ca, es fácil per­ca­tar­se de que la base ató­mi­ca de los temas de todas las obras artís­ti­cas se pue­de retro­traer a tres tópi­cos bási­cos: vida, muer­te y amor. La par­te cam­bian­te de cada pers­pec­ti­va es la que asu­me un nue­vo obser­va­dor, casi siem­pre situa­do en una épo­ca dis­tin­ta, que dota a la visión de nue­vos pará­me­tros de para­la­je. Como emi­sor, el autor del men­sa­je siem­pre cono­ce­rá las coor­de­na­das pre­ci­sas des­de las que es acer­ta­do leer su pro­pues­ta. Pero es posi­ble que, debi­do a la natu­ra­le­za de su pre­ten­sión, esas coor­de­na­das sean escon­di­das a pro­pó­si­to. Es nues­tra labor como recep­to­res, deco­di­fi­car el pano­ra­ma de pis­tas para lograr acce­der al mira­dor des­de el cual poda­mos cono­cer esa inten­ción vela­da.

      Pero, ¿es líci­to ocul­tar ese men­sa­je? ¿Has­ta qué pun­to una mala inter­pre­ta­ción pue­de desem­bo­car en un per­jui­cio social? Con­tex­tua­li­ce­mos. Dice el saber popu­lar:

  «Entre lo que pien­so, lo que quie­ro decir, lo que creo decir, lo que oigo, lo que quie­res oír, lo que oyes, lo que crees enten­der, lo que quie­res enten­der y lo que entien­des, exis­ten nue­ve posi­bi­li­da­des de no enten­der­se».

      Lo que vie­ne a sig­ni­fi­car este dicho, al ana­li­zar la com­ple­ja inter­pre­ta­bi­li­dad de los men­sa­jes, es que no impor­ta tan­to como se eje­cu­ta la comu­ni­ca­ción, sino quién la des­ci­fra. Este embro­llo psi­co­ló­gi­co alu­de a la his­to­ria del recep­tor y sus carac­te­rís­ti­cas his­tó­ri­co-cul­tu­ra­les como ver­da­de­ros artí­fi­ces del resul­ta­do repre­sen­ta­ti­vo. Vie­ne a ser algo así como un meca­nis­mo de diges­tión, en el que el suje­to adap­ta el cono­ci­mien­to expre­sa­do para sus pro­pias nece­si­da­des. Un par de ejem­plos: un hom­bre machis­ta deglu­ti­rá Loli­ta ale­gan­do la cul­pa­bi­li­dad de la joven a cau­sa de sus pri­me­ras «insi­nua­cio­nes»; en cam­bio, una mujer que ha sufri­do expe­rien­cias de abu­so, podrá regur­gi­tar la obra inter­pre­tán­do­la como apo­lo­gía de un des­po­tis­mo sos­la­ya­do. En nin­guno de los dos casos se expo­ne las ver­da­de­ras inten­cio­nes del artis­ta, pero sen­das lec­tu­ras con­tri­bu­yen a la reafir­ma­ción de sus res­pec­ti­vas his­to­rias vita­les. Por supues­to, no todos los casos se dan con esta bene­vo­len­te com­bi­na­ción de pro­pie­da­des, pero por aho­ra tome­mos el pro­pó­si­to ocul­to como idea peda­go­gi­zan­te.

maquina-de-escribir

      Esta des­cri­mi­na­li­za­ción de las —bue­nas— inten­cio­nes ori­gi­na­les supo­ne un par de cosas: que las inter­pre­ta­cio­nes erró­neas serían con­se­cuen­cia de una pre­dis­po­si­ción ante­rior y que, por lo tan­to, sólo reafir­ma­rían un tipo de ideas pre­con­ce­bi­das. Hay que seña­lar que, nor­mal­men­te, esas creen­cias nega­ti­vas arrai­ga­das (por ejem­plo, el machis­mo), recha­zan de for­ma mani­fies­ta el idea­rio que inten­ta soca­var­las (en este caso, el femi­nis­mo), acu­sán­do­lo de opues­to y sin ser capa­ces de com­pren­der­lo como solu­ción. Si estas con­vic­cio­nes igno­ran­tes rehú­san del alec­cio­na­mien­to cons­cien­te, seña­lar las obras sub­ver­si­vas como cul­pa­bles de su corrup­ción, con­lle­va­ría caer en el absur­do, ya que las ver­sio­nes no malin­ter­pre­ta­bles segui­rían sien­do rehuí­das.

      ¿Quién es el cul­pa­ble? El indi­vi­duo como agen­te dis­per­sor. Eli­mi­nar y cul­pa­bi­li­zar toda obra some­ra­men­te con­fu­sa sería caer en un com­ple­to error; los cre­dos tras­no­cha­dos segui­rían exis­tien­do y exten­dién­do­se a cau­sa de la igno­ran­cia sis­te­má­ti­ca y su heren­cia fami­liar, se supri­mi­rían los bene­fi­cios del aná­li­sis crí­ti­co y la sin­te­ti­za­ción del cono­ci­mien­to meta­fó­ri­co, y la capa­ci­dad de con­tex­tua­li­za­ción se vería mer­ma­da en favo­re­ci­mien­to de la expo­si­ción dog­má­ti­ca de lo correc­to.

      No sir­ve de nada cues­tio­nar el bene­fi­cio de estas sobras sola­men­te por­que exis­tan otras con volun­ta­des más oscu­ras. Las crea­cio­nes peda­gó­gi­cas dis­fra­za­das por la pers­pec­ti­va de la con­fu­sión o la mal­dad, acom­pa­ña­das de aná­li­sis crí­ti­co, nos apor­tan una de las herra­mien­tas más úti­les de nues­tra cog­ni­ción: la capa­ci­dad de abs­trac­ción. Este meca­nis­mo nos pro­vee de mul­ti­tud de ejem­plos en nues­tros esque­mas men­ta­les para la pos­te­rior inter­pre­ta­ción del mun­do que nos rodea. A más can­ti­dad de ejem­plos asi­mi­la­dos, más fina es nues­tra com­pe­ten­cia en la dis­cri­mi­na­ción de carac­te­rís­ti­cas que com­po­nen un sis­te­ma, mejor pro­fun­di­za­ción en las cau­sas y con­se­cuen­cias de este y, por supues­to, más pre­ci­sión a la hora de arre­glar­lo.

      Está demos­tra­do cien­tí­fi­ca­men­te el bene­fi­cio que supo­ne el con­flic­to cog­ni­ti­vo en nues­tro desa­rro­llo para posi­bi­li­tar un cam­bio con­cep­tual en sen­ti­do pro­fun­do. Diver­sos estu­dios en el apren­di­za­je infan­til han pues­to de rele­vo la ren­ta­bi­li­dad que con­lle­va la refle­xión de los engra­na­jes sub­ya­cen­tes a un dis­cur­so. Por ejem­plo, la psi­có­lo­ga cog­ni­ti­va Elea­nor Duck­worth ha for­mu­la­do teo­rías tales como la deno­mi­na­da «Las vir­tu­des del no saber», en la que expo­ne la impor­tan­cia de no dar la res­pues­ta correc­ta, pues al tra­tar­se de un apren­di­za­je auto­má­ti­co y direc­to, no acos­tum­bra a impli­car pro­ce­sos refle­xi­vos. Es a tra­vés del des­gra­na­mien­to de con­cep­tos don­de se desa­rro­llan ideas pro­pias pro­fun­das e inter­co­nec­ta­das. Tra­ba­jar a par­tir de ideas erró­neas posi­bi­li­ta el pro­gre­so repre­sen­ta­cio­nal y nos lle­va a razo­nar por qué las res­pues­tas correc­tas lo son.

      Dejar de lado este tipo de libros apa­ren­te­men­te sedi­cio­sos por­que exis­tan otros tan­tos que son noci­vos en su tota­li­dad, nos lle­va a caer una fala­cia. No pode­mos dejar de comer por­que haya ali­men­tos malos para la salud. Aque­llas obras polí­ti­ca­men­te inco­rrec­tas, pero inten­cio­nal­men­te peda­gó­gi­cas cons­ti­tu­yen un con­jun­to cul­tu­ral ecu­mé­ni­co. Qui­zás son las que más nos alien­tan a desa­rro­llar nues­tro pen­sa­mien­to. Pre­ten­der que se nos dé todo bien mas­ca­do nos alie­na y aflo­ja, como un múscu­lo que no se ejer­ci­ta. La como­di­dad del men­sa­je cate­gó­ri­co debi­li­ta la capa­ci­dad de abs­trac­ción, des­co­nec­tan­do las par­ce­las de la reali­dad e impi­dién­do­nos ser cons­cien­tes de las inter­ac­cio­nes entre sus com­po­nen­tes.

      Sin esas mora­le­jas ocul­tas por jero­glí­fi­cos ame­na­zan­tes que urden auto­res como Nabo­kov, somos meros lec­to­res y redac­to­res de ins­truc­cio­nes. No tene­mos que eli­mi­nar ni demo­ni­zar las his­to­rias con­fu­sas; hemos de difun­dir el razo­na­mien­to como medio de inter­pre­ta­ción, y ale­jar lo más asép­ti­ca­men­te posi­ble los pre­jui­cios que nues­tra his­to­ria pue­da apor­tar.

      Sin estí­mu­lo no hay desa­rro­llo. Libros como estos nos alien­tan a obte­ner la com­ple­ji­dad cog­ni­ti­va que nece­si­ta­mos para eli­mi­nar las con­cep­cio­nes erró­neas y obce­ca­das sobre el mun­do. Sin ellos, sola­men­te abri­ría­mos las puer­tas a aque­llo que pre­ten­de­mos erra­di­car, como las enfer­me­da­des sin vacu­nas.

frase-intencion
Com­par­te:

Deja una respuesta

20 + 11 =