Molinos de neón

molino-atardecer

¡PIIIIII…!      De nue­vo el des­per­ta­dor, como una coli­sión fron­tal entre dos tre­nes de la que sal­go des­pe­di­do, atra­ve­san­do la luna de uno para des­per­tar tum­ba­do en la cama del otro. Apar­to con cui­da­do los cris­ta­les rotos, frag­men­tos de sue­ños toda­vía cla­va­dos entre las sába­nas, y des­cien­do a la super­fi­cie, sin temor a herir­me los pies; […]

El perfume, por Patrick Süskind

el-perfume

Si hay algo que se ha aso­cia­do como inevi­ta­ble en la lite­ra­tu­ra de los mitos a lo lar­go de nues­tra his­to­ria, ese es el reino de los olo­res. En el desem­pe­ño fun­cio­nal, somos capa­ces de evi­tar el hip­no­tis­mo que se aden­tra por cual­quier sen­ti­do, excep­to por el olfa­to. Sibi­li­nas e inde­tec­ta­bles, las fero­mo­nas se abren […]

Ya no hay miedo

caminante-sobre-mar-nubes

¿Cuán­do fue la últi­ma vez que sen­tis­te mie­do? Y no me refie­ro al mie­do físi­co, pal­pa­ble; aquel que se exuda cada vez que pasa­mos por calles des­co­no­ci­das, cer­ca de indi­vi­duos que no ins­pi­ran dema­sia­da con­fian­za. No, me refie­ro al mie­do meta­fí­si­co, a la incer­ti­dum­bre de cami­nos o a los posos de arre­pen­ti­mien­to que, cual corrien­te […]

Frankenstein o el moderno Prometeo, por Mary Shelley

portada-Frankenstein

A todos nos sue­na la his­to­ria de cómo una joven­cí­si­ma Mary She­lley elu­cu­bró la pavo­ro­sa his­to­ria que nos ocu­pa a raíz de un reto pro­pues­to por par­te de Lord Byron, una noche del año sin verano de 1816. Pero el ima­gi­na­rio popu­lar que se ha dise­mi­na­do a par­tir del caris­má­ti­co ape­lli­do Fran­kens­tein, dis­ta enor­me­men­te de […]

Raigambre

oscuridad

Ya al entrar en la biblio­te­ca noté algo raro. Nor­mal­men­te, los pasi­llos que sue­lo tran­si­tar no rebo­san de gen­te. No hay muchas per­so­nas que vayan en bus­ca de volú­me­nes anti­cua­dos sobre teo­rías eso­té­ri­cas de la reali­dad. Tam­po­co es que yo sea un faná­ti­co pre­di­lec­to de aque­llos temas, pero cada año, según se acer­ca la fecha […]

El destino de la lectura – Parte II

pantalla-libro

Noti­fi­ca­cio­nes inme­dia­tas, infor­ma­ción al ins­tan­te en prác­ti­ca­men­te cual­quier medio, y con­tac­to inin­te­rrum­pi­do con nues­tros seres que­ri­dos (y con los no tan que­ri­dos). En nues­tro con­tex­to dia­rio reci­bi­mos un cons­tan­te ase­dio de datos deman­da­dos y no bus­ca­dos, y aun­que noso­tros, en esa rapi­dez intrín­se­ca al modo de vida con­tem­po­rá­neo, no nos demos cuen­ta, todo ello afec­ta […]

Unas cuantas motas de polvo

esqueletos

Hay cier­tas noches en las que por una razón o por otra, no soy capaz de dor­mir­me. En esos momen­tos me gus­ta ima­gi­nar qué haría si tuvie­ra cier­tos pode­res. Al con­tra­rio de lo que pue­das ima­gi­nar, no me intere­sa mucho colar­me en según qué sitios para con­se­guir esto o aque­llo gra­tis; sería dema­sia­do fácil y […]