Sofisma

la-muerte-de-socrates

      —¡Orden! ¡Orden en el ágo­ra!      Uno de los jue­ces gol­peó el mar­ti­llo con furia; aque­lla era la quin­ta vez que los asis­ten­tes se des­bo­ca­ban de indig­na­ción.      —¡Sofis­ta defen­sor! ¡No pue­de acu­dir a los con­se­jos de los sico­fan­tas en medio del jui­cio! ¡Está ter­mi­nan­te­men­te prohi­bi­do! —siguió.      Aque­llos […]

Pensar el pensamiento

la-escuela-de-atenas

No exis­te una nue­va razón para que otra per­so­na más comien­ce a esgri­mir sus ideas o bata­llar con­tra sus demo­nios de cara a aque­llos que tro­pie­cen con sus pala­bras. Todos hablan, todos opi­nan, todos pro­cla­man y, sor­pre­sa, con­tra todo pro­nós­ti­co y cues­tio­nan­do cual­quier ley esta­dís­ti­ca, todos afir­man poseer la ver­dad. No creo que exis­ta la ver­dad […]