Raigambre

oscuridad

Ya al entrar en la biblio­te­ca noté algo raro. Nor­mal­men­te, los pasi­llos que sue­lo tran­si­tar no rebo­san de gen­te. No hay muchas per­so­nas que vayan en bus­ca de volú­me­nes anti­cua­dos sobre teo­rías eso­té­ri­cas de la reali­dad. Tam­po­co es que yo sea un faná­ti­co pre­di­lec­to de aque­llos temas, pero cada año, según se acer­ca la fecha […]

El destino de la lectura – Parte II

pantalla-libro

Noti­fi­ca­cio­nes inme­dia­tas, infor­ma­ción al ins­tan­te en prác­ti­ca­men­te cual­quier medio, y con­tac­to inin­te­rrum­pi­do con nues­tros seres que­ri­dos (y con los no tan que­ri­dos). En nues­tro con­tex­to dia­rio reci­bi­mos un cons­tan­te ase­dio de datos deman­da­dos y no bus­ca­dos, y aun­que noso­tros, en esa rapi­dez intrín­se­ca al modo de vida con­tem­po­rá­neo, no nos demos cuen­ta, todo ello afec­ta […]

Unas cuantas motas de polvo

esqueletos

Hay cier­tas noches en las que por una razón o por otra, no soy capaz de dor­mir­me. En esos momen­tos me gus­ta ima­gi­nar qué haría si tuvie­ra cier­tos pode­res. Al con­tra­rio de lo que pue­das ima­gi­nar, no me intere­sa mucho colar­me en según qué sitios para con­se­guir esto o aque­llo gra­tis; sería dema­sia­do fácil y […]

El destino de la lectura – Parte I

salida-lectura

No hay tiem­po. Y en la fal­ta de tiem­po, a la velo­ci­dad cre­cien­te a la que tran­si­tan nues­tras obli­ga­cio­nes, cual­quier ofen­sa se des­pa­cha con un dar­do auto­má­ti­co e irre­fle­xi­vo. Pare­ce que no que­re­mos tener tiem­po, que el silen­cio o la cal­ma son sín­to­mas de un has­tío cró­ni­co y pato­ló­gi­co, deli­mi­ta­do­res de una per­so­na­li­dad homeo­tér­mi­ca. Nos gus­ta […]

La sombra del viento, por Carlos Ruiz Zafón

portada-sombra-del-viento

He de decir que, des­de el prin­ci­pio, este libro estu­vo abo­ca­do a influen­ciar­se de un aura oní­ri­ca y fan­ta­sio­sa. No es la pri­me­ra vez que había escu­cha­do hablar de Zafón y de sus bue­nas crí­ti­cas, pero por H o por B, nun­ca lle­gué a sumer­gir­me en nin­gu­na de sus nove­las, qui­zá como par­te del efec­to […]