La última hora del lobo

reloj

Tres vuel­tas de lla­ve. Una ráfa­ga de aire estan­co, cela­dor pol­vo­rien­to y pacien­te, inva­de sus fosas nasa­les y le da la bien­ve­ni­da. La puer­ta arras­tra hacia el inte­rior un arco de par­tí­cu­las fosi­li­za­das por el tiem­po, dejan­do el sur­co carac­te­rís­ti­co de aque­llos umbra­les que mere­ce la pena tras­pa­sar.      No sien­te frío toda­vía, pero no le […]

Mandala

mandala

Calei­dos­có­pi­ca es la razón que lle­va a cual­quier per­so­na a huir, pues ese vie­jo anciano en reali­dad extra­ña las ági­les pier­nas de la men­te joven, actua­li­za­da en refle­jos y, sobre­to­do, egoís­ta en movi­mien­tos. Como quien acep­ta que la gra­ve­dad es due­ña y seño­ra del can­san­cio, encar­ga­da de desapun­ta­lar los dedos del bor­de, inde­pen­dien­te­men­te del ris­co. Por­que inclu­so […]